El poder de las preguntas

Sabemos que el lenguaje es un instrumento muy poderoso que puede sanar o, por el contrario, hacer enfermar.Emplearlo con consciencia y conciencia es el modo más efectivo, natural y saludable de alcanzar y/o ayudar a alcanzar estados potenciadores, lleno de recursos.

Sin embargo, da la impresión de que no estamos entrenados para usarlo con la consciencia y conciencia adecuadas; más bien al contrario, parece que lo que hacemos con conciencia y consciencia es usarlo inadecuadamente.

Pues bien, te propongo un ejercicio-juego para entrenarte a poner con-consciencia en tu lenguaje:

-Imagina que te diriges a una persona solicitando su ayuda, pues tienes algún “quiebre” de salud, o de relación, o laboral….

Esa persona puede utilizar varias formas de preguntarte de qué se trata, entre ellas:

-A) ¿Cuál es tu problema?

-B) ¿Qué es lo que has percibido como problema hasta ahora?

Explora estas dos opciones, siente cómo te llegan si te las hicieran a tí…..y escribe un comentario de lo que te sugieren, motivan, facilitan o dificultan a la hora de ir hacia a la solución

También puedes sugerir otro tipo de preguntas que creas “sanadoras” y así compartir con las que puedan escribir otros compañeros

Y recuerda: ” El lenguaje organiza los procesos internos; si modifico el lenguaje,modifico dichos procesos internos” (Piensa y habla bien, y te irá mejor)

ÁNIMO Y PARTICIPA!!!

Zorionak eta Urte Berri On

Felices Fiestas y Feliz Año Nuevo!!!

Anuncios

2 thoughts on “El poder de las preguntas

  1. ¿Pensar “bien” es pensar “objetivamente”? Porque si al “problema” lo cambiamos por la “percepción del problema” parece que no, que es subjetivamente subjetivo.
    En ése orden de cosas, podríamos decir a nuestra/o amante “Te quiero” y contestarnos el/ella “¿Que es lo que has percibido como amor en mí?” con lo cual el lado emocional queda relegado por el racional y el romanticismo de la vida se va al garete.
    Explicádmelo, porfa.

    Me gusta

  2. En primer lugar, Jesús agradezco tu comentario.
    Son dos contextos distintos.No es lo mismo un entorno de terapia, de ayuda, como en el que está formulada la pregunta, que uno cotidiano, de relación en el que el lenguaje está impregnado de emoción…No obstante, no está mal, en mi opinión, poner más consciencia en lo que comunicamos, sea cual sea el contexto, y el ejercicio no tiene más intención que ésa, que explorar qué efectos produce en tí una u otra formulación…
    La pregunta:” ¿Qué has percibido como….” la has aplicado sustituyendo “problema” por “amor” y éso daría para un divertido debate.

    Te voy a comentar cómo me llega a mí ambas preguntas:
    -¿Cuál es tu problema?–Me sugiere que existe efectivamente un problema, que estoy en un estado deficitario, paralizante, y en el que estoy atrapado.
    -¿Qué es lo que has percibido cómo problema hasta ahora?–Me indica que el problema puede ser una creación mental sobre la que puedo actuar, me coloca en una actitud positiva y da por hecho que existe una salida al mismo, colocándome en el proceso de ir a por ella.
    Ah! Y espero que cuando a mi pareja le diga “Te quiero” me conteste con un buen achuchón
    Un abrazo
    José Ángel

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s