PUNTO DE INFLEXIÓN

Os presento el trabajo de fin de curso del Master en PNL que María Alaña expuso en Septiembre de 2007.


Aunque en aquel momento, en un principio, presumía de poseer todo lo necesario para disfrutar de la felicidad

“Buena salud y mala memoria”

Al profundizar en el tema algo en mi indicaba que mi talón de Aquiles era la piel, pero ¿para qué mencionarlo?. Ciertamente era consciente de que es el órgano más grande del ser humano, pero en ese momento se me antojaba un órgano no vital.

Desde siempre me había avergonzado la aspereza de mi piel, y el simple contacto con otra persona me intimidaba. Por otro lado, contaba con cientos de lunares distribuidos por todo el cuerpo, esto no me ocasionaba quebradero alguno, ya que aunque estéticamente no son muy aceptables, al parecer, yo tenía muy anclado el dicho popular de: “Los lunares son símbolos de belleza”.

Por tanto, dada la cantidad que poseo, tendría motivos suficientes para sentirme la más bella del lugar.

Luego, con el tiempo, he entendido que la piel es nuestra frontera material externa, y a través de ella estamos en contacto con el exterior, con ella tocamos nuestro entorno, sentimos el mundo que nos rodea, y es el reflejo de todo lo que en nuestro interior se encuentra. Mi piel estaba pidiendo atención, hidratación, agua, caricias, en fin, que me ocupara de ella.

NO querría responsabilizar al azar del acierto de ir al dermatólogo, pues creo fervientemente que existe una fuerza superior que me guarda y que me protege. A veces le llamo suerte.

Ese poder con el que cuento se sirvió de mi amiga Igone para dirigir mi atención a dos de mis múltiples lunares, para que al final con un simple comentario sobre el color de los mismos acabara en la detección de un melanoma Maligno.

Aún retumban en mi cabeza las primera palabras que pronunció el dermatólogo:

María, cierra la puerta, (silencio sepulcral), bueno… yo soy el primer sorprendido (otro silencio) tienes un melanoma y hay que descartar metástasis en otros órganos.

En ese momento y como a la mayoría de las personas a las que se les diagnostica una enfermedad y se pone en peligro su “modo” de vida, la incredulidad y la confusión se apodero de mí.(Digo “modo de vida” no “vida”, pues en ningún momento entendí esto como el final de mi camino, era simplemente una piedra en mi trayecto, pero aún desconocía las dimensiones)

Aparece el MIEDO, miedo a sufrir y a hacer sufrir a lo demás, miedo al futuro ahora más que nunca incierto, miedo a lo desconocido.

Fue duro, pero más dura fue la espera durante un largo mes a los resultados del TAE.

El diálogo interno no paraba ni un segundo y constantemente me mandaba mensajes diciéndome:

“Tú eres fuerte y puedes con esto”.

¿Y qué es ser fuerte? ¿Una persona fuerte puede llorar? ¿Puede decir que está asustada? ¿Soy realmente fuerte o es simplemente una pose?.

En cualquiera de los casos tenía que buscar RECURSOS para sobrellevar esta nueva situación en vez de sentirme víctima, quería mantener el sentimiento de control y sabía que: “los recursos estaban en mi”

Pero los tenía que detectar en cualquiera de sus formas:

En forma de seres queridos, amigos, familiares, mi ángel de carne y hueso Lupe…

En Frases lapidarias que me repetía constantemente

  • “La buena suerte es haber encontrado el melanoma entre tantos nevus”
  • “No hay mal que por bien no venga”
  • “PNL te va ayudar”
  • “Es una lección para todos los tuyos”
  • “Las cosas no pasan por casualidad y ha pasado cuando mejor te encuentras psicológicamente”

Analizando los niveles neurológicos, tenia que descubrir cualquier fisura para “reforzarlo” ya que sabía que un nivel inferior mal estructurado era como un soporte insuficiente para el nivel superior.

AMBIENTE: ¿Dónde, cuando, con quien?

Es el lugar donde experimento y con quien comparto estas nuevas vivencias. Y me doy cuenta que las conversaciones son en dos direcciones, transmito y recibo información, pero que no siempre fluye, en una o las dos partes hay interferencias, elijo por tanto las personas con que compartir mis inquietudes.

En este momento yo recibo sin ninguna interferencia pero no me hace bien, me duele algunos comentarios y opiniones por los que me protejo de quien los lanza.

RECURSOS: ¿Qué hacer?

Decido contarlo a gente que me ayuda, cumplir con todas las actividades que realizaba entonces, con los planes establecidos, con el trabajo no solicitando la baja y decido no indagar en Internet sobre la enfermedad.

Decido “ocuparme de mí, no pre-ocuparme”

CAPACIDADES: ¿cómo hacer?

Relajada, pues el estrés me impide disfrutar de la vida de forma plena. Quiero ser capaz de reencontrar la calma por mi misma. He encajado bien la noticia.

CREENCIAS; ¿por qué y para que?

Sé que esto es una lección para mí y para todas nosotras (mi familia). Quiero darme cuenta de todo para sacar el mayor provecho, ya que la enfermedad puede hacerme más consciente de mis deseos y sentimientos, me puede ayudar a vivir el aquí y el ahora.

Creo que soy fuerte, pero no quiero confundirlo con no llorar, soy fuerte porque puedo hacer frente a cualquier situación difícil siendo consciente y aprendiendo de ello.

El cáncer puede curarse.

IDENTIDAD ¿QUIÉN SOY? Soy María, mayor de tres hermanas. Una persona de naturaleza nerviosa…

Según los informes del médico tenía cáncer de piel, pero ¿qué había cambiado realmente en mí de un día para otro?

No había cambiado nada en mi estado físico, tenía una enfermedad pero no era una enferma. Escuchaba mi cuerpo y me decía que estaba bien, por tanto lo único que había variado era que ahora contaba con información externa, y esta información había tocado mi ser psicológico.

¿Lo iba permitir?, ¿Me iba dejar llevar por unos análisis? Claramente lo importante no son las circunstancias, sino lo que hacemos nosotros con dichas circunstancias.

El que mejor podía saber cómo me encontraba era yo misma.

La persona es un todo donde la salud ocupa su espacio, pero no la totalidad del todo, ¿Iba entonces a invalidar al resto?

¿Y si nunca hubiese decidido ir al médico? Ese 20 de marzo hubiese sido como otro martes cualquiera, y me hubiera ahorrado todo este sufrimiento, pero a la larga habria tenido consecuencias fatales tanto físicas como psíquicas.

Por tanto, otra vez sale la suerte a hacer de las suyas. A mí me visita muy a menudo, no sé si la atraigo, pero está siempre presente y me da seguridad.

“No hay más suerte que creer que se tiene suerte”

Pero este golpe que me empujaba y me apartaba del camino recorrido, me hizo pensar que debía adaptarme a la nueva situación y reencontrar el equilibrio. Es entonces cuando se me plantean infinidad de preguntas:

¿Dónde estaba realmente ? ¿Cómo había llegado a ese lugar? ¿Qué es lo que me movía? ¿Era el rumbo que yo había elegido? ¿Era el lugar dónde quería mantenerme?

Hay que saber donde estamos, (estado actual) para que tras un plan de acción nos situemos dónde queremos estar (estado deseado).

Las respuestas produjeron un enorme sentimiento de tristeza. Me sentía cual marioneta que se deja llevar, bailando al son de la música que más alto toca.

No era para nada una mujer con éxito, entendido el éxito como la progresiva realización de metas personales valiosas y predeterminada, pues en mi vida no existían metas. La fuerza que me mantenía era el conformismo, y no ponía a mi cargo la conducción de mi vida.

Era la rutina la que se apoderaba de mí, y aunque se detectaba una falta total de motivación no hacía nada para modificarlo.

Todo indicaba que era el momento del CAMBIO.

El 13 de Abril llegó, iba a conocer los resultados del TAE. Me había preparado para cualquier situación, incluso me visualicé más delgada, más débil, con peluca por el tratamiento sometido, en el hospital, pero siempre me veía rodeada de mi gente, y al final salía airosa.

Me decía a mí que lo peor ya había pasado, tenía recursos para cualquier situación, y lo había demostrando soportando un duro mes de incertidumbre.

La “suerte”, o como queramos llamarlo, volvió a dar señales de vida.

NO HABÍA SIGNOS DE METÁSTASIS.

Aunque por tener una piel de muy alto riesgo, tendré desde ahora y para siempre revisiones periódicas.

Esos días los recuerdo con mucha alegría, y trato de que quede anclado permanentemente. Era un continuo recibir mensajes de alegría de amigos. Aunque a lo largo de esta vivencia la mayoría de ellos no se habían pronunciado, yo les sentía muy cerca.

En esos momentos la comunicación verbal era innecesaria.

La llamada de teléfono de uno de ellos la tengo grabada como si fuera ayer. Me dijo con un hilo de voz por la emoción

-María, perdona por no haber estado a tu altura, no he tenido valor para llamarte antes.

No me había llamado, pero no dejé ni un instante de sentir su presencia.

En mi caso el tener una enfermedad me ha hecho ser más consciente de que la vida es delicada, y que puede cambiar en el momento menos esperado, por eso hay que vivir el presente con mayor intensidad

Nada nos ata a nuestro pasado. Somos alguien nuevo cada día y podemos elegir qué hacer de nuestra vida.

Yo actuando en consecuencia he elegido disfrutar un año de excedencia laboral y hoy es mi primer día.

María Alaña Jáuregi

Septiembre 2007

Anuncios

One thought on “PUNTO DE INFLEXIÓN

  1. Maria no te he conocido pero sí te he conocido en tu trabajo. Acabo de leerlo. Mi vida también estaba invadida por la rutina, también escuché informaciones y mensajes que me dolieron mucho… Tú tuviste días para prepararte para una posible noticia de metástasis, yo no los tuve, todo fué mucho más rápido…y las personas que no me llamaron…no sentí su presencia…. pero sí las de otras que tampoco me llamaron. No hubo metástasis en ninguna de las dos ocasiones pero ahora he aprendido a amar mi cuerpo, a escucharlo constantemente….y no sabes qué delicia es!Me alegra de que todo te fuera bien, y sí…SOMOS FUERTES. Un beso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s