PNL, ¿chamanismo moderno?

Articulo del trabajo de fin de curso Practitioner PNL el CPI -IPNLi con Txema Ibrain.

Autor: Felipe Iruretagoiena

Sugerente e interesante reflexión sobre PNL y chamanismo.

 

PNL, ¿chamanismo moderno?

La razón por la que yo me he acercado a la PNL es mi interés previo por el chamanismo como camino de desarrollo personal y espiritual.

 

Para mi personalmente la PNL es como si fuera una versión occidental del chamanismo. Las dos disciplinas abordan el cambio y la resolución de problemas desde la acción y desde la búsqueda de estados plenos de poder y de recursos. Estado de excelencia para uno,  ahorro y uso impecable de la energía, impecabilidad, para el otro.

Aunque en principio pueda sorprendernos, se puede decir que una parte o maestría  del chamanismo, llamada acecho, que trata de cómo manejarse en el mundo de todos los días, tiene grandes similitudes en sus métodos y en sus planteamientos con la PNL.  

 

La PNL estudia la forma en que estructuramos en nuestra neurología todas nuestras experiencias de vida y el papel tan importante que en este proceso juega el lenguaje.

 

Algo similar a lo que expresa D. Juan en este texto y fijaos cuantos conceptos de PNL están implícitos: el mapa no es el territorio, metamodelo del lenguaje, cambio de sistema representacional etc.:

 

Nos hablamos incesantemente a nosotros mis­mos acerca de nuestro mundo. De hecho, mante­nemos nuestro mundo con nuestro diálogo inter­no. Y cuando dejamos de hablarnos sobre nosotros mismos y nuestro mundo, el mundo es siempre como debería ser. Con nuestro diálogo interno lo renovamos, lo encendemos de vida, lo sostenemos. No sólo eso, sino que también escogemos nuestros caminos al hablarnos a nosotros mismos. De ahí que repitamos las mismas elecciones una y otra vez hasta el día en que morimos, porque continuamos repitiendo el mismo diálogo interno una y otra vez hasta el preciso momento de la muerte. Un gue­rrero es consciente de ello y lucha por detener su diálogo interno.

  — ¿Cómo puedo dejar de hablar conmigo mismo?

—Antes que nada debes usar tus oídos a fin de quitar a tus ojos parte de la carga. Desde que nacimos hemos es­tado usando los ojos para juzgar el mundo. Hablamos a los demás, y nos hablamos a nosotros mismos, acerca de lo que vemos. Un guerrero se da cuenta de esto y escucha el mundo; escucha los sonidos del mundo.

 

 La forma en la que las dos abordan el mundo y la resolución de problemas se basa más

en  la utilización y la magia de los recursos que todos tenemos dentro mas que en la razón y el intento de comprender desde la mente.:

 

Lo malo de las palabras es que nos hacen sen­tirnos iluminados; pero cuando nos damos la vuel­ta para enfrentarnos al mundo, siempre nos fallan y terminamos enfrentándonos al mundo como siempre: sin iluminación. Por esta razón, un gue­rrero busca actuar en vez de hablar, y para ello obtiene una nueva descripción del mundo, una descripción en la que hablar no es tan importante y en la que los actos nuevos conllevan reflexiones nuevas.

 

Los guerreros no ganan victorias golpeándose la cabeza contra los muros, sino rebasándolos. Los guerreros saltan sobre los muros, no los derriban.

Los recursos están en la persona:

Hay montones de cosas que un guerrero puede hacer en un determinado momento y que no habría podido hacer años antes. Esas cosas no cambiaron; lo que cambió fue su idea de sí mismo.

 

Un guerrero debe cultivar el sentimiento de que tiene cuanto necesita para ese viaje extravagan­te que es su vida. Lo que cuenta para un guerrero es estar vivo. La vida es suficiente y completa en sí misma, y por sí misma se explica.

Por eso puede uno decir, sin presunción, que la experiencia de las experiencias es estar vivo.

 

Reencuadre, reordenación de los propios valores:

No hay manera de librarse de la autocompasión de una vez por todas. Tiene un papel y un lugar definidos en nuestras vidas, una fachada defi­nida y reconocible. Así, cada vez que se presenta la ocasión, la fachada de la autocompasión se activa. Tiene una historia. Pero si uno cambia la fachada, cambia su lugar de prominencia.

Las fachadas se cambian modificando los ele­mentos que las componen. La autocompasión resul­ta útil a quien se siente importante y merecedor de mejores condiciones y de mejor trato, o bien a quien no quiere hacerse responsable de los actos que lo con­dujeron al estado que suscitó su autocompasión.

 

Cambiar la fachada de la autocompasión signi­fica sólo que uno ha asignado un lugar secundario a un elemento que antes era importante. La auto­compasión continúa siendo un rasgo prominente, pero ahora ha pasado a un segundo plano; al igual que la idea de la propia muerte inminente, la idea de la humildad del guerrero o la idea de la respon­sabilidad por los propios actos estuvieron durante una época en un segundo plano para un guerrero, sin ser nunca utilizadas hasta el momento en que se convirtió en guerrero.

 

Todo hábito requiere de todas su partes para funcionar. Si alguna de esas partes desaparece, el hábito se desarma.

 

Puente al futuro:

 

Los guerreros encaran el tiempo que llega. Normalmente encaramos el tiempo que se aleja de nosotros; sólo los guerreros pueden cambiar esta situación y encarar el tiempo a medida que avanza hacia ellos.

 

El mantenimiento de nuestro mapa :

 

Los guerreros, debido a que son acechadores, comprenden el comportamiento humano a la per­fección. Comprenden, por ejemplo, que los seres humanos son criaturas de inventario. Conocer los pormenores de cualquier inventario es lo que con­vierte a un hombre en un erudito o en un experto en su campo.

 

Los guerreros saben que cuando el inventario de una persona corriente falla, o bien la persona amplía su inventario o bien se derrumba el mundo de la imagen de sí mismo. Las personas corrientes son capaces de incorporar nuevos elementos a su inventario siempre y cuando esos nuevos elemen­tos no contradigan el orden básico de ese inventa­rio. Pero si los elementos contradicen dicho orden, la mente de la persona se derrumba. El inventario es la mente. Los guerreros lo tienen en cuenta cuando intentan romper el espejo de la imagen de sí mismos.

La magia:

 

Lo que necesitamos hacer para que la magia pueda apoderarse de nosotros es desvanecer las dudas de nuestras mentes. Una vez desvanecidas las dudas, todo es posible.

 

Y el hombre:

 

Las posibilidades del hombre son tan vastas y misteriosas que los guerreros, en vez de pensar en ellas, han optado por explorarlas sin esperanza de comprenderlas jamás.

 

 

Felipe Iruretagoiena

 

 

 

Anuncios

3 thoughts on “PNL, ¿chamanismo moderno?

  1. Me ha encantado tu trabajo, Felipe.

    El final…tremendamente sabio “explorar las posibilidades sin esperanza de comprenderlas jamás”, algo similar a lo que dice el Eclesiastés…”esperanza contra toda esperanza”
    Desde esta falta lúcida de percepción llegamos la mayoría de las veces a la desesperación.

    Gracias por tu aportación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s