Pistas para enseñar. Pista 30. Usa todas las posibilidades de tu voz (II)

Chris Davies continúa con el tema de la pista anterior, el uso de la voz. En esta ocasión nos da ejercicios prácticos para mejorar nuestra voz y, por tanto, nuestra comunicación.

Pista 30. Haz uso de tu voz. Punto 2.

La pista anterior sugerí maneras de incrementar el interés en tu voz y dije que incluiría algunos ejercicios vocales. Lo que sigue es el guión de un CD titulado “Preparado para actuar” que he grabado recientemente y que incluye algunos ejercicios simples que ayudarán a cualquiera que hable a audiencias de cualquier tipo.

PISTA 1

Antes de hablar en público – ya sea a público en vivo o en la radio o televisión – es importante preparar tu voz, pero esto no es algo que la mayoría de la gente ni siquiera se plantee.

Si fueras a correr un maratón, supongo que emplearías muchas horas en preparar tu cuerpo. Correrías kilómetros y kilómetros entrenando, fortalecerías los músculos que fueras a necesitar para correr esa distancia y te asegurarías de seguir una dieta que te diera los nutrientes y proteínas que necesitarías para la carrera. Entonces, inmediatamente antes de la carrera, calentarías y estirarás para evitar una lesión y correr lo mejor que puedas. Todo esto suena tan obvio que la mayoría de las personas lo asumirían como parte de correr un maratón.

En cambio, cuando vamos a hablar en público – lo que puede ser una situación muy estresante – no preparamos nuestras voces en absoluto. Podemos emplear horas y horas planeando exactamente lo que vamos a decir, haciendo magníficas diapositivas de power-point y todas esas cosas – pero no empleamos ni un segundo en uno de los instrumentos que van a tener mayor impacto de todos – el sonido de nuestra voz.

Lo que voy a hacer durante los siguientes 10 minutos es explicar primero cómo funciona la voz y por qué ejercitarla mejorará tus presentaciones y seguidamente llevarte por un pequeño calentamiento. Hemos mantenido esto breve intencionadamente porque sabemos que la gente está ocupada. Lo que voy a darte son unos pocos ejercicios sencillos que puedes hacer antes de cualquier charla, presentación o aparición pública. Si vas a hablar regularmente te recomendaría que hicieras estos ejercicios varias veces a la semana – o mejor consigue un preparador de voz.

PISTA 2

El calentamiento tiene 3 secciones.

Respiración, relajación y articulación.

Primero la respiración. Cuando estamos nerviosos, una de las cosas que suceden típicamente es que nuestra respiración se vuelve más superficial, respiramos con la parte superior del pecho en vez de más profundamente. Respirar es bueno porque oxigena la sangre y nos mantiene frescos y alerta.

Necesitamos prestar atención a la respiración ya que la voz está mantenida por un buen suministro de aire – respirar más significa más facilidad para el sonido y mejor proyección de la voz. Para respirar completamente necesitamos asegurarnos de que el esqueleto soporta nuestro cuerpo – no queremos que nuestros músculos trabajen en mantenernos de pie derechos – queremos que se concentren en conseguir un buen suministro de aire para los órganos vocales. Así que asegurándonos de que respiramos con la parte inferior de los pulmones maximizaremos la cantidad de aliento para apoyar nuestra voz. Cuando la gente está nerviosa – y con frecuencia lo está cuando habla en público – se nota en el sonido de la voz – se vuelve forzada. Lo que sucede es que están tensando los músculos como respuesta al estrés (pelear o correr) y como resultado no están respirando profundamente. Lo que nos lleva a la segunda sección …

La relajación – esto es muy importante – particularmente en la parte superior del pecho, hombro y garganta – si podemos relajar estas áreas entonces la voz no va a sonar forzada.
Queremos que la garganta esté tan libre como sea posible para dar un flujo ininterrumpido de aire desde el fondo de los pulmones hasta la boca. Si tensamos los hombros o la nuca las cuerdas vocales comienzan a sonar forzadas. Muchos de nosotros llevamos una tensión no deseada en la nuca y los hombros y la parte superior de la espalda – si podemos liberarla mediante el ejercicio o masaje nuestra calidad de voz va a incrementarse.

La tercera sección es la articulación – con esto quiero decir la mecánica del habla – cómo acomodamos nuestra lengua, labios y boca en las palabras – de tal forma que puedan ser escuchadas con claridad. Ejercitando los órganos de la articulación – labios, lengua, mejillas y mandíbula – podemos ayudar a asegura que la boca se abre y cierra completamente y libremente cuando fuera necesario – por ejemplo en el sonido “a” – los dentistas nos piden que digamos “aaa” porque es el sonido que abre más la boca. También necesitamos asegurarnos que el contacto que hacen los labios entre sí o la lengua con el paladar es firme y preciso – por ejemplo cuando decimos “dique” la punta de la lengua toca justo detrás de los dientes superiores para el sonido “d” y la mitad de la lengua toca el cielo de la boca para el sonido “k”. Esto es lo que a nuestra voz la claridad y precisión que son esenciales para conseguir transmitir el mensaje.

Prestando un poco de atención a estas tres áreas tendremos una diferencia significativa en la calidad de nuestra voz y la facilidad con la que nuestro mensaje es oído.

Así que lo que voy a hacer ahora es llevarte por los ejercicios. Antes de empezar puedes encontrar uno o dos de los ejercicios un poco extraños si no estás acostumbrado a ellos pero es lo que los actores hacen todos los días, así que te invito a que simplemente los hagas sin más y te sentirás preparado a hablar cuando hayamos terminado.

PISTA 3

Antes de empezar, obviamente no sé si tienes lesiones en la espalda, cuello o en otra parte, así que usa tu juicio sobre si cada uno de los ejercicios es apropiado para ti – si no lo es simplemente descansa hasta el siguiente.

Así que comenzamos, la sección 1 es respiración.

Lo primero es tomar una buena postura – de pie derecho – los pies espaciados bajo las caderas – los pies apoyados firmemente en el suelo.

Ahora vamos a enrollar la columna vertebral – empieza estirando tus brazos hacia el techo – estíralos hasta la punta de tus dedos – luego, deja caer tus muñecas, los brazos bajan por los lados, libera los hombros – deja caer tu barbilla en el pecho y lentamente dóblate hacia el suelo – terminarás mirando hacia atrás entre tus piernas. Agita tus hombros para asegurarte de que están sueltos y libres, deja caer tu cabeza. Dobla tus rodillas si te ayuda – no estamos estirando los tendones, sino doblando la columna. Ahora vas a enderezarla muy gradualmente. Deja tu cabeza donde empezó enderezando las vértebras de la base de la columna y lentamente, hueso a hueso, enderézala hasta que estés otra vez derecho – tu cabeza será lo último en levantarse.

Ahora pon una mano en tu estómago – sobre tu ombligo, y haz una inspiración profunda y nota cómo tu mano se aleja de la espalda. Luego expira. El estómago empuja hacia fuera porque cuando inspiras profundamente con el fondo de los pulmones, estos se llenan con aire y se expanden hacia abajo empujando el diafragma que a su vez empuja hacia fuera el estómago.

Durante estos ejercicios hay una posibilidad de que te sientas un poco mareado – es normal – es el resultado de deshacerse del dióxido de carbono que está en el fondo de los pulmones si no respiramos profundamente – simplemente tómate un pequeño descanso.

Ahora, dejando tu mano donde está, te voy a pedir que inspires a la cuenta de 5 y expires a la de 10. Cuando expires, hazlo de tal manera que al llegar a 8 se haya ido casi todo el aliento y puedes deshacerte de lo poco que resta en la cuenta 9 – 10. Y lo vamos a hacer tres veces.

Inspira 1 2 3 4 5 y expira 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Repite.

Repite.

Expirar durante más tiempo ayuda a vaciar los pulmones de todo el aliento estancado y nos dota de un impulso muscular a inspirar de nuevo lo que a su vez nos permite respirar más profunda y complemente. Cicely Berry, que fue la inspiradora entrenadora de voz de la Royal Shakespeare Company solía decir a los actores “respira desde los genitales, cariño” – lo que quería decir con esto era respirar lo más profundamente posible.

La mano en el estómago.

Toma aire profundamente – aguántalo – ahora suéltalo en jadeos cortos – hasta que todo el aire se haya ido y estés desesperado por respirar – probablemente conseguirás entre 8 y 15 jadeos.

Según hagas estos ejercicios regularmente te irás dando cuenta de cómo responde tu cuerpo cuando respiras profundamente. Esta conciencia te ayudará a respirar más efectivamente.

La sección 2 es relajar la nuca, hombros y espalda superior.

Ponte de pie, derecho pero cómodamente – siente la coronilla apuntando al techo – imagínate un hilo sujeto a tu cabeza y atado al techo.

Comprueba que tus pies están separados confortablemente – vamos a girar los hombros.

Escoge un hombro y gíralo en círculos hacia adelante 4 veces – 1 2 3 4 y hacia atrás 4 veces – 1 2 3 4

Ahora el otro hacia adelante 4 veces – 1 2 3 4 y hacia atrás 4 veces – 1 2 3 4

Repítelo – y según lo hagas sé consciente de mantener la cabeza y la columna derechas – simplemente gira tus hombros – y disfruta la sensación de los músculos moviéndose según rotan los hombros y se mueven los brazos.

Ahora vamos a levantar los hombros hacia las orejas y a dejarlos caer – lo haremos 3 veces.

Levántalos hacia las orejas, aguántalos así – déjalos caer.

Repite

Repite – levántalos – déjalos caer – déjalos caer un poco más.

Ahora la cabeza y la nuca.

De pie, derecho pero relajado, baja tu cabeza muy lentamente hacia adelante de tal forma que tu barbilla se apoye en tu pecho – eso es – y levántala de nuevo. Ahora repítelo lentamente 4 ó 5 veces y mientras lo haces sé consciente de los fuertes músculos de tu nuca que están haciendo el trabajo de subir – y bajar – la cabeza.

Ahora imagina que tu cara está muy cerca de una gran hoja de papel y que la punta de tu nariz en un rotulador rojo. Lo que quiero que hagas es que dibujes una espiral imaginara en el papel comenzando en el centro y haciéndose cada vez mayor y volviendo otra vez al centro. Repite el ejercicio haciendo la espiral en el sentido opuesto.

Para terminar.

De pie derecho.

Gira tu cabeza lentamente a la derecha para mirar sobre tu hombro y luego lentamente a la izquierda. Cada vez gira un poco más que la vez anterior.

Sacúdete. Bien puede ser que la primera vez que hagas estos ejercicios te sientas un poco incómodo – es normal y se irá haciendo más fácil según los hagas frecuentemente y tendrás una real sensación de libertad.

La sección 3 es la articulación.

Esto es donde algunas personas encuentran que se vuelve un tanto extraño.

Primero, si llevas gafas quítatelas. Ahora vamos a dar un firme masaje a tu cara.

Frota los dedos en círculos por tus mejillas – mueve las mejillas sobre los huesos desde la mandíbula superior hasta la barbilla – da un masaje al labio superior y luego al inferior.

Pon las manos en ambos lados de la cara de tal forma que los índices toquen las orejas – y tira hacia abajo firmemente haciendo que tu mandíbula se abra según las manos llegan a la barbilla. Repite 3 veces.

Descorcha con los labios – júntalos y luego sepáralos con un sonido sonoro (como una botella descorchándose).

Ahora sopla a través de ellos como un caballo de tal forma que los labios vibren juntos según el aire sale entre ellos.

Descorcha – Sopla – Descorcha – Sopla, etc.

Ahora te voy a dar una pequeña rima para recitar – dice así:

PAA PEI PII PEI PAA

Los actores usan esto como ejercicio de articulación para hacer sonar las consonantes claras y las vocales llenas y redondas.

Puedes poner cualquier consonante o combinación de ellas antes de las vocales. Estas 6 son un buen conjunto para empezar porque utilizan lo que se llaman los sonidos plosivos. Y en mi experiencia son la manera mejor y más rápida de mejorar tu articulación.

PAA PEI PII PEI PAA

BAA BEI BII BEI BAA

TAA TEI TII TEI TAA

DAA DEI DII DEI DAA

KAA KEI KII KEI KAA

GAA GEI GII GEI GAA

Puedes poner más de una consonante para ejercicios más avanzados:

STAA STEI STII STEI STAA

STRAA STREI STRII STREI STRAA

Eso es. Se acabaron los ejercicios. Haz esto unas cuantas veces y en seguida comenzarás a notar la diferencia en la facilidad con la que hablas, y más importante, lo harán tus oyentes.

http://cdatraining.co.uk/tip_detail.asp?TipID=37

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s