Pistas para enseñar. Pista 23. Aprende a disfrutar los silencios.

Chris Davies nos habla de los silencios … mejor guardo silencio y le dejo hablar a Chris.

Pista 23 – Aprende a disfrutar los silencios.

Cuando me he sentado a reflexionar qué escribir para esta pista me he percatado de todos los sonidos diferentes que había a mi alrededor, a pesar de ser muy temprano. El zumbido de las luces, el bip-bip del camión de la basura dando marcha atrás, el click del teclado, el limpiador de la oficina pasando la aspiradora en el pasillo, etc. lo que me ha llevado ha considerar que muchos de nosotros vivimos en entornos que son raramente silenciosos, raramente desprovistos de sonidos humanos. En las tiendas hay música, en los bares la MTV o el partido de fútbol, y en casi todas partes, al menos en las áreas urbanas, el zumbido del tráfico.

¿Has tenido alguna vez la experiencia, en una clase, en un taller de formación o trabajando con un grupo, de hacer una pregunta y no obtener respuesta?
No sucede nada. Silencio. Haces una pregunta y nadie dice ni una palabra, y un silencio ligeramente avergonzado desciende a la estancia.

Lo que puede suceder si no tenemos cuidado es que nos tomemos el silencio personalmente – y pienses: “oh, no. He hecho la pregunta equivocada” y comiences a explicarla, o rehacerla. Lo que hago ahora es una pequeña gran estrategia que me funciona todas las veces. Antes de explicarla, consideremos un momento lo que puede suceder en las mentes de los alumnos durante un silencio tras una pregunta.

Hay muchas posibilidades. Pueden estar pensando lo que van a aportar y no están suficientemente preparados para hacerlo, puede que no quieran ser los primeros en hablar, es posible que estén preocupados por si están equivocados – el miedo al fallo está siempre presente en una situación de aprendizaje, quizá no han entendido lo que se les ha preguntado, posiblemente incluso – Dios no lo quiera – no estén interesados o estén enfadados por algo y no quieren cooperar – la lista continúa. Hay poco que rascar en conjeturar cuál es la razón, pero lo que podemos hacer es hacerles saber que el silencio está bien. Y decir algo como: “El silencio está bien – sólo significa que la gente está pensando …” y dejar que el silencio continúe. Encuentro que el efecto de esto es hacer el silencio más cómodo lo que permite a alguien dar una respuesta.

Dejar silencios puede ser una herramienta poderosa también en otras situaciones.

Cuando comencé por primera vez un negocio propio establecí una empresa con un amigo y buscamos una oficina. Después de bastante buscar encontramos un lugar en la última planta de una villa de estilo eduardiano que había sido convertida en oficinas. Tenía magníficas vistas del parque Victoria, estaba decorada con gusto y era ideal para nuestros propósitos. Acordamos verbalmente con el agente pagar 250 libras por mes lo que estaba en el límite de lo que queríamos gastar. Cuando nos sentamos con los dueños para terminar la operación se veía que querían un dinero extra por la limpieza, hacerse cargo de los visitantes en la entrada, mantener el edificio y alguna cosa más. El alquiler iba a ser en realidad 300 libras. Considerablemente diferente de la cifra que creíamos que habíamos acordado y que estábamos dispuestos a pagar. Dije: “cuando hablamos con su agente dijo que el alquiler eran 250 libras al mes”.

Y no dijimos nada más. Dejamos un silencio.

Uno de los dueños explicó que había otros costes en el edificio y muy amablemente nos los enumeró: limpieza, gestión de visitas, limpieza de cristales, …

Repetí: “pero su agente nos dijo 250 al mes”. Esta vez el silencio que dejamos continuó unos momentos. Había algo de desconcierto alrededor de la mesa. Nosotros no íbamos a romperlo. Finalmente los dueños encontraron un forma de permitirles estar de acuerdo con la cifra de 250.

Negociando, aquel que rompe el silencio generalmente pierde la operación.

Sugerencias:

La próxima vez que hagas una pregunta a un grupo – o pidas una aportación a una discusión – y le siga un silencio,

Paso 1: “El silencio está bien – sólo indica que la gente está pensando qué decir”.

Paso 2: Evita el contacto visual con el grupo – permanecer en contacto visual en esta situación da el mensaje de que aunque digas “el silencio está bien” realmente esperas que alguien salga con algo. Mira a otro lado – por la ventana o a tu mesa.

Paso 3: si el silencio continua y consideras que no se va a romper (un caso extremadamente raro en mi experiencia) o bien sigues con otra cosa o bien das tu punto de vista y continúas.

Negociando con los estudiantes:

Paso 1: da tu punto de vista.

Paso 2: deja un silencio – da tiempo abundante para que respondan (con frecuencia, como profesores no permitimos suficiente tiempo a los alumnos para formular sus réplicas)

Hasta la próxima pista disfruta todos los silencios que puedas crear.

http://cdatraining.co.uk/tip_detail.asp?TipID=29

Anuncios

One thought on “Pistas para enseñar. Pista 23. Aprende a disfrutar los silencios.

  1. He mantenido hasta hoy un prudente silencio por si comentabas algo más sobre el particular………………Gracias, para mí ha sido un regalo, ya que uno de los aspectos a trabajar, en mi caso, es la gestión del silencio, y la crencia de que siempre tenía que llenarlo…..y estoy empezando a entender que , muchas veces, la mejor forma de hacerlo es…con silencio.
    Y ahora, mejor me callo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s