Cómo dar bien las malas noticias (3)

Cuando un médico se encuentra ante la necesidad de informar a un enfermo, le resulta muy útil recordar algunos detalles que le pueden ayudar al enfrentase con esa situación. Podemos citar las siguientes:

Buscar un lugar tranquilo

El contexto en el que se desarrolle la información tiene mucha importancia. De entrada debemos decir que la costumbre de los médicos americanos de dar noticias de este tipo por teléfono, no nos parece adecuada. De hecho, un estudio reciente demuestra que a los enfermos americanos tampoco les parece adecuada. En este estudio, al 23% de los enfermos se les había informado por teléfono. Si la entrevista se lleva a cabo con un enfermo hospitalizado, se procurará, si el enfermo puede deambular, llevarle a una sala con mayor privacidad y comodidad, donde se pueda crear un ambiente de confort y distensión. Si el paciente está encamado y la habitación no es individual, se puede correr la cortina que a veces separa las distintas camas, lo que da la ilusión de cierta privacidad. Se procurará hablar más bajo con el fin de que los otros enfermos no escuchen la conversación (difícil, porque estarán muy atentos). Se procurará apagar el televisor, cerrar las puertas o ventanas si hay excesivo ruido exterior y, por supuesto, sentarse al lado del enfermo. Se deberá informar a la enfermera de la planta  de nuestro objetivo para procurar no ser interrumpidos por eventuales visitas inoportunas. Y disponer de tiempo. El tiempo, la dedicación, es una de las mejores cosas que podemos ofrecer a nuestros enfermos. Cuando al pasar visita un enfermo dice: “Pero doctor, siéntese, por favor” está demostrando algo más que simple cortesía.

Si la información tiene lugar en el domicilio del enfermo, habrá que tener cuidado de cerrar la puerta de la habitación (este consejo puede parecer superfluo, pero este tipo de olvidos no son raros y acentúa el sentimiento de vulnerabilidad del enfermo). Si la entrevista se va a desarrollar en el despacho del médico en el caso de un enfermo ambulatorio, es conveniente decir a la secretaria que no pase ninguna llamada telefónica durante el tiempo que dure la entrevista.

Algunas veces puede ser deseable la presencia de algún familiar en el momento de la información (si el paciente lo desea o acepta). Este familiar podrá escuchar al mismo tiempo y en los mismos términos lo que dice el médico y ocasionalmente, podrá confortar al paciente. Este soporte es precioso cuando, como consecuencia de la emoción y el impacto, este último rompe a llorar. Este hecho, lejos de significar una mala práctica del médico, es una reacción normal, comprensible y con frecuencia beneficiosa. En estos momentos es imprescindible hallarse en un lugar tranquilo y con pañuelos de papel a mano.

EL PACIENTE TIENE DERECHO A CONOCER SU SITUACIÓN

En primer lugar, es necesario que más allá de todas las diferencias culturales se reconozca el derecho del enfermo a la verdad. Reconocer este derecho no significa, sin embargo, que todas las verdades deban ser dichas de cualquier modo y en cualquier momento. A la verdad siempre debe accederse mediante una relación entre dos personas en la que el juicio del profesional vaya acompañado de la voluntad de abrirse al otro. Estas condiciones favorecen un significativo respeto por la persona cuyo ejercicio implica tanto una importante inversión de tiempo y psicología como el fortalecimiento y la humanización de la relación personal entre el profesional y el paciente.

Indudablemente, debemos partir de este hecho y, en general, podemos decir que todo lo que viene a continuación, no es sino estrategias para hacerlo de la mejor manera posible. Así han estado las cosas hasta el día 15 de noviembre de 2002 en que el Boletín Oficial del Estado ha publicado la Ley 41/2002 llamada “Derechos de información concernientes a la salud y la autonomía del paciente, y la documentación clínica”. En esta Ley se introducen algunas modificaciones importantes. Por ejemplo, desaparece el paternalismo de la legislación anterior. El Artículo 5.1 dice:

“El titular del derecho a la información es el paciente. También serán informadas las personas vinculadas a él, por razones familiares o de hecho, en la medida que el paciente lo permita de manera expresa o tácita”.

Como se ve, ahora está más claro el respeto que se debe a aquellos enfermos que no desean que se informe de su padecimiento a ninguna otra persona. Por otra parte, el punto 3 del mismo Artículo expresa claramente la necesidad de informar a los familiares si el enfermo no está en condiciones para ello. Dice así:

“Cuando el paciente, según el criterio del médico que le asiste, carezca de capacidad para entender la información a causa de su estado físico o psíquico, la información se pondrá en conocimiento de las personas vinculadas a él por razones familiares o de hecho”

En esta nueva Ley también es más explícito el llamado privilegio terapéutico. Así queda reflejado en el punto 4 del mismo Artículo 5:

“El derecho a la información sanitaria de los pacientes puede limitarse por la existencia acreditada de un estado de necesidad terapéutica. Se entenderá por necesidad terapéutica la facultad del médico para actuar profesionalmente sin informar antes al paciente, cuando por razones objetivas el conocimiento de su propia situación por el paciente pueda perjudicar la salud de éste de manera muy grave, Llegado este caso, el médico dejará constancia razonada de las circunstancias en la historia clínica y comunicará su decisión a las personas vinculadas al paciente por razones familiares o de hecho”

El rechazo del enfermo a ser informado, también queda en la actual Ley más claramente expresado. Exactamente en el Artículo 4 punto 1:

“[…] Además, toda persona tiene derecho a que se respete su voluntad de no ser informada. […]”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s