Pistas para enseñar. Pista 13. Disparadores.

En PNL sabemos lo importante que resulta utilizar el lenguaje con precisión. Christopher Davies nos habla de su experiencia en su artículo

Pista # 13 – Disparadores

La iluminación es tenue. Suena la música de una guitarra eléctrica discordante. Objetos aparentemente aleatorios yacen en el suelo – un bastón, un trozo de aislante de tubería, un rollo de cinta aislante, material de apariencia exótica, un bulto de rafia, una bola de papel con la forma de una calavera. Espirales de humo cuelgan del aire – medio oscureciendo lo que hay más allá. Tenuemente es posible vislumbrar la entrada de una cueva con máscaras colgando fuera de ella, huesos de animales y cuernos dispersados. Frente a la cueva una mujer se sienta en un taburete – completamente erguida. Viste de negro y tiene una mirada intensa. La música de la guitarra eléctrica se vuelve gradualmente más fuerte, más dura y más chirriante. La mujer se mueve, deslizándose rápida y repentinamente por el área – su taburete tiene ruedas. Recoge los objetos que hay por el suelo y comienza a juntarlos, haciendo algo. Los espectadores, un grupo de estudiantes con dificultades de aprendizaje, miran hechizados cómo un muñeco emerge de las manos de la mujer. Repentinamente, entre las nubes de humo y la música crecientemente frenética, el muñeco comienza a volar. Es el espíritu maligno, sobre el que los estudiantes habían oído hablar en la historia ayer.

Esta escena era el punto inicial del día 2 de la estancia del la compañía de teatro Bamboozle en el teatro Haymarket la semana pasada. Durante la construcción del muñeco, una niña, Daisy, se volvió un tanto ansiosa – me moví para sentarme a su lado y ella dijo “susto” e hizo el signo Makaton al mismo tiempo. Yo le hablé y le hice señas (usando mi reducido vocabulario de señas) mientras decía cosas como “Sí, puedo ver que piensas que da un poco de susto – está bien si da susto porque aquí estamos seguros”. Después de un breve rato cambió su postura y dijo “Ya estoy bien” y me fui.

No puedo estar seguro de qué tranquilizó a Daisy (no es su nombre real) tan rápidamente pero una de las estrategias que utilicé fue repetirle la palabra “susto” varias veces mientras le hablaba. La idea detrás de esto viene del LAB Profiling (Perfilado de Lenguaje y Conducta, en castellano). LAB Profiling, que es un desarrollo a partir de la PNL, habla acerca de nuestros disparadores, lo cual significa las palabras o frases clave que utilizamos para describir nuestro propia visión del mundo. Notando cuáles son los disparadores de alguien podemos usarlos para hablar directamente a su visión del mundo, y así hacer conexiones fuertes e inmediatas con ellos.

En el caso de Daisy su disparador para describir la escena que estaba observando fue “susto” así que yo lo usé cuando le hablaba: “Sí, puedo ver que piensas que da un poco de susto …”, etc, etc. Si le hubiera dicho “Sí, puedo ver que te da un poco de miedo – está bien el miedo porque aquí estamos seguros” no le habría tranquilizado de la misma forma porque miedo no era su descripción de la situación. Su descripción era “susto” más que “miedo” y aunque a mí me puedan parecer más o menos sinónimas en este contexto, no significa que lo fueran para Daisy.

Una vez que comiences a usar esto, estarás maravillado de lo inmediata y potente que es la respuesta. Y lo bueno es que puedes verlo funcionar delante de tus ojos (suponiendo que estén abiertos – lo que es altamente recomendable en estas situaciones). En un taller reciente estaba explicando sobre los disparadores. Para explicarlo pedí a una de las participantes, Susie, que es lo que ella buscaría en unas vacaciones y dijo: “Emoción, algo inusual, buena compañía y buena comida“. Ella expresó lo que en el LAB Profiling se llaman cuatro criterios sobre lo que buscaría en unas vacaciones. Así que le dije a Susie “Tengo estas estupendas vacaciones – va a ser emocionante, habrá un montón de cosas diferentes para hacer que no son las usuales en unas vacaciones, habrá gente estupenda para esta con ella y comida realmente sabrosa. ¿Te interesan estas vacaciones?”. Ella se veía dubitativa pero dijo que podía estar interesada. Habrás notado que aunque repetí sus cuatro criterios, puse mi interpretación en ellos. Ella buscaba emoción donde yo le ofrecía algo que sería “emocionante”. Estaba asumiendo que las dos cosas significaban lo mismo. Puede que lo hicieran para mí, pero no necesariamente para ella. Luego le repetí la oferta usando con precisión sus disparadores: “Susie, he oído de estas vacaciones – tienen emoción, habrá algo inusual para hacer, la buena compañía está garantizada y habrá buena comida de verdad cada día”. Ella estaba asintiendo y sonriendo antes de que le preguntara si le interesarían. El truco, como ves, con los disparadores es ser preciso. Utiliza exactamente las palabras o frases de la otra persona y responderán inmediatamente. Cámbialas a algo que pienses que es similar, o idéntico, en el significado y la respuesta, si aún existe, disminuirá.

Utilizar los disparadores es una gran manera de averiguar cómo los estudiantes, o cualquier otro, con los que estás trabajando ven el mundo. Una vez que lo sabemos, podemos usarlo para nuestra ventaja para comunicar más directamente y mucho más efectivamente. De la misma manera que la respuesta de Susie a las vacaciones fue inmediata y fuerte cuando utilicé sus disparadores, lo mismo puede ocurrir con tus alumnos. Por ejemplo, digamos que tienes un alumno que le gusta que el profesor “le escuche cuando no puedo entender”, le ayudará conseguir resultados si le dices “te escucharé cuando no puedas entender”. Esto dará mucho mejores resultados que “tendré tiempo para ti si no entiendes” o “acude a mí si no entiendes y te lo mostraré de nuevo”.

Algunos pueden preguntarse si repetir literalmente las palabras de alguien puede ser demasiado obvio o un poco irrespetuoso. Bueno, mi experiencia es que no se percatan, ni siquiera cuando estás discutiendo el uso del lenguaje. Así que si todavía lo has hecho, comienza a utilizar los disparadores de la gente a la primera oportunidad y observa qué ocurre. ¡Y diviértete!

Así como hay disparadores positivos, como los que Susie usó para describir sus vacaciones, también los hay negativos. Son los que generan una respuesta negativa en nosotros. Uno de mis disparadores negativos actuales es “evaluación del riesgo”. No porque no piense que es una buena idea evaluar el riesgo, que lo es, y lo hago todo el tiempo, sino por la cantidad de oportunidades que se pierden para los niños por la evaluación de riesgos masiva que los profesores tienen que hacer si quieren sacar a los niños de la escuela. Una escuela que conozco fue incapaz de traer a los estudiantes al teatro Haymarket para trabajar con Bamboozle porque el formulario de evaluación de riesgo era tan detallado que el profesor no tuvo tiempo de hacerlo. Otro profesor amigo mío me contó sobre un formulario de evaluación de riesgo de 57.000 palabras que se escribió para permitir un viaje para esquiar. Puedes ver lo poderosos que son los disparadores. Sólo necesito escribir “evaluación del riesgo” y ¡¡me pongo como una moto!!. Quizá los disparadores necesiten una evaluación del riesgo … ¡¡¡ Aaaaagh !!!

http://www.bamboozle.dsl.pipex.com/tips/tip013.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s