Pistas para enseñar. Pista 5: Valorar las aportaciones dando la atención completa

Christopher Davies nos habla de cómo afecta a nuestros interlocutores el modo que tengamos de atenderles. Nos refresca una de estas verdades de perogrullo que tan bien nos viene que nos recuerden de vez en cuando.

Pista #5 – Valorar las aportaciones dando la atención completa

Un hombre vestido con andrajos está atrapado en una pila de astillas de madera – tiene un palo en su mano – puede ser un espantapájaros pero no lo es. Sombras de pájaros vuelan a través de la tela de un paracaídas y unas enormes sábanas blancas que le rodean. El clamor de los cuervos, áspero y estridente, llena el aire. Intenta espantarlos utilizando su bastón y gritando. En un momento dado, las sombras desaparecen y el ruido se apaga. El hombre sigue erguido. Permanece vigilante. Puede que vuelvan.

Podría ser una escena de “Los pájaros” de Hitchcock pero en realidad son los momentos de apertura de la obra que la compañía de teatro Bamboozle presentó la semana pasada. El grupo con el que trabajamos consistió de 12 estudiantes de una escuela especial que tenía dificultades de aprendizaje severas o profundas y 12 de los departementos de educación especial de escuelas normales. Un grupo dispar. El reto para la compañía fue asegurarse de que cada estudiante recibía la atención que merecía dentro de una enorme variedad de habilidades, necesidades y demandas.

Después de contemplar la escena anterior invitamos al grupo a considerar qué estaba pasando y qué le querríamos preguntar al hombre. Esto, como podéis imaginar, trajo un montón de sugerencias que llegaron en bloque y rápidamente. Para mantener el entusiasmo escribí lo que decía cada persona tan rápido como pude en una gran hoja de papel – el hecho de que algunos estudiantes no podían leer no importaba ya que mi intención era indicarles que lo que decían era suficientemente importante para mí como para escribirlo (ver la pista 3: preguntas no enjuiciadoras). Lo que quería después era dar más valor a cada una de las aportaciones individuales. La pregunta era cómo hacerlo de la mejor manera. Personalmente no me gusta decir “bien” a cada aportación (más de esto en una pista futura).

Una de las estrategias que uso es dar mi atención completa a la persona que está hablando. Muchos de los que han trabajado con grupos de niños sabrán que esto no es siempre sencillo. Yo hago unas cuantas cosas:

1. Miro al estudiante y le doy algún indicativo de que estoy realmente con él – asintiendo con la cabeza, diciendo “venga, te escucho” – radical, ya lo sé, pero los niños suelen intentar comunicarse con los adultos cuando están ocupados – subrayando un libro cuando están oyendo las peticiones de un niño o preparando el té y escuchando el último capítulo de las aventuras del patio. Ahora, me doy cuenta de que vosotras las mujeres sois capaces de la multitarea, pero desde el punto de vista del que te habla da confianza cuando indicamos que está en el foco de nuestra atención y que lo que está diciendo es más importante que subrayar los libros o tener el té listo.

2. Uso la técnica de la mano levantada, que funciona así. Jenny quiere decirme algo y casi al mismo tiempo Tasha comienza a hablar. No quiero que deje de mostrar entusiasmo por lo que estamos haciendo. Al mismo tiempo necesito prestar toda mi atención a Jenny. Así que digo a Tasha algo como: “Espera un minuto, necesito escuchar lo que Jenny está diciendo”. Al mismo tiempo le hago un gesto hacia ella con mi mano y devuelvo mi contacto visual a Jenny dejando mi mano apuntando a Tasha. Esto le da a ella la pista visual de que no me he olvidado de ella. También da a otros en el grupo el mensaje de que aunque estoy mirando y escuchando a Jenny me doy cuenta de que los otros están ahí y que lo que tengan que decir será tan importante en su momento.

3. Tiempo de círculo – o versiones de ello son magníficas para enfocar la atención del grupo en una personal. El tiempo de círculo funciona sentando al grupo en un círculo (no muy sorprendente, lo sé) y teniendo cada persona su momento para decir lo que quiera mientras el resto está en silencio y mirando al que tiene el turno. Es necesario insistir sobre esta atención, particularmente los primeros días. A veces me siento tentado de mirar alrededor del círculo para ver que todos están prestando su atención al que habla – pero esto socavaría lo que quiero que pasa dando al que habla el mensaje de que estoy más interesado en comprobar que todo el mundo obedece las reglas que en escucharle.

La otra cosa que hay que recordar aquí es que los niños harán más probablemente lo que nosotros hacemos que lo que decimos. Son grandes modeladores. Por lo que si queremos que un niño escuche a otro es importante que les mostremos cómo se hace.

Sugerencia

La próxima vez que más de un estudiante quiera hablar contigo a la vez, usa la técnica de la mano levantada. Mira a uno y dile que volverás a él en un minuto y apunta hacia él – deja tu mano allí mientras haces contacto visual con el otro. Observa cuánto ayuda esto a posibilitarte dar la atención completa a cada uno por turno.

Para reír

Profesor: La curiosidad mató al gato.

Estudiante: ¿Qué quería saber el gato?

Artículo original en: http://www.bamboozle.dsl.pipex.com/tips/tip005.htm

Anuncios

One thought on “Pistas para enseñar. Pista 5: Valorar las aportaciones dando la atención completa

  1. Feliz año, Josu!
    Aprovecho también para agradecerte los artículos que traduces y cuelgas en este blog… a mí me enriquecen y ayudan a recordar perlas que tenemos a nuestro alcance y que a veces no reconocemos
    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s