Pistas para enseñar. Pista 2: Diles lo que quieres

Otro de los artículos de Christopher Davies en su serie “Tips for teaching” (pistas para enseñar). Ahora nos habla del uso del lenguaje positivo en la educación.

Pistas para enseñar #2 – “Diles lo que quieres”

En la pista anterior, hablé sobre cómo la palabra “intentar” puede sabotear nuestros esfuerzos por conseguir las cosas (gracias a Tom por mandarme la cita que estaba intentando (!) recordar: “Hazlo. O no lo hagas. Pero no lo intentes”. Yoda). Puedo dar un ejemplo de algo que escuché en una escuela cuando un profesor advirtió a un niño que corría: “Intenta no correr”. Lo que el profesor quería que sucediera era que el niño caminara. No funcionó. Continuó corriendo.

Hace un tiempo estaba dando un curso de gestión del comportamiento para el equipo de apoyo en un colegio mayor. Un miembro del equipo explicó cuántos estudiantes corrían arriba y abajo por las escaleras y cómo encontraba muy difícil pararlos. Ella les decía continuamente que no corrieran pero no tenía mucho efecto y estaba a punto de tirar la toalla. Cualquiera que haya estado en una escuela de secundaria durante los recreos probablemente la comprenderá. Yo sugerí que en lugar de decirles que no corrieran, dijera algo como: “Más despacio, por favor” o “Camina por las escaleras”. La siguiente semana estaba entusiasmada, y algo sorprendida al informarnos que había funcionado. Los que la sorprendió era que un cambio tan pequeño en el lenguaje pueda traer una reducción tan grande en la diferencia entre lo que ella quería que los niños hicieran y lo que realmente hacían.

¿Cómo ocurre esto?

El problema esté en la mente inconsciente, y las imágenes que hace. Si no quiero que pienses en elefantes rosas y digo “No pienses en elefantes rosas” ¿qué sucede? Inmediatamente tienes en la cabeza una imagen de elefantes rosas, y entonces, si quieres complacerme caso, intentas no pensar en ellos. En cambio, si te pidiera que pensaras en rinocerontes rojos, por ejemplo, hay muchas menos posibilidades de que pensaras en los elefantes rosas.

La mente trabaja un poco como un buscador en internet. Pones una palabra, presionas BUSCAR y todas las referencias de esa palabra aparecen en la pantalla. Pon una sugerencia como elefantes rosas en la mente y ni siquiera tienes que apretar un botón, sucede automáticamente, llegan las imágenes de una manada de elefantes en la pantalla interna de nuestra mente.

Y eso es lo que sucede en las mentes de los niños cuando les decimos que no hagan algo. No es tanto desobediencia premeditada como la mente haciéndose imágenes y el cuerpo siguiéndolas.

Bill Rogers en su excelente serie de gestión del comportamiento “Disciplina Correctiva” tiene fantásticas sugerencias para mantener nuestras instrucciones a los niños en positivo. Por ejemplo la que llama “La Regla de Cuando y Entonces”. Sugiere usar el patrón “Cuando … entonces …” mejor que “No puedes … porque …”.

Por ejemplo: “Juan, cuando termines de recoger tu cuarto, entonces puedes salir a jugar”, mejor que “Juan no puedes salir a jugar porque tu cuarto está desordenado”.

Con la primera frase Juan tendrá la imagen en su mente de verse a sí mismo recogiendo la habitación y saliendo a jugar. Justo lo que quiere. En cambio, con la segunda frase estamos invitando a su inconsciente a imaginarse a sí mismo no siendo capaz de salir a jugar y con un cuarto desordenado.

Esto funciona también con nuestro diálogo interno. Si continuamente nos decimos que no deberíamos comer esos pastelitos (asumiendo que queramos perder peso) entonces estamos haciendo las cosas innecesariamente difíciles para nosotros mismos.

Sugerencia:

Si te sorprendes a punto de pedir a un niño, o decirte a ti mismo, que no haga algo, cambia lo que ibas a decir y pide (o dite a ti mismo) una alternativa en su lugar. Recuerda, el inconsciente construirá imágenes de cualquier palabra que digas – así que escoge con cuidado las que quieres que vea tu oyente.

Algunas alternativas que puedes usar:

No debo comer ese pastelito – Voy a dejar el pastelito en la tienda.

No llegues tarde – Ven a casa a la hora.

No grites – Habla más bajo.

No puedes tener postre porque no te has comido la carne – Cuando comas la carne puedes comer algo de postre.

Artículo original en: http://www.bamboozle.dsl.pipex.com/tips/tip002.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s